domingo, 23 de enero de 2011

Al borde

Todos caminan tan deprisa

y yo

parada al borde de mis ojos

disipo amarguras ejercidas en años

no me quejo de esta ausencia

lamento no poder ausentarla ausentarme

al filo de ella

masticar

tragar

digerir

vomitar ausencias


Todo sigue deprisa

no tiene tiempo que perder la tristeza,

avida de placeres mundanos,

de sangre cuajada,

carne roida,

se regocija royendo este cuerpo

que ya no es mio

que miro desde dentro desde fuera

desde el borde de mis ojos

No hay comentarios:

Publicar un comentario