miércoles, 1 de junio de 2011

El peso más grande

La sombra entra aún con la puerta cerrada,
a decidido dormir conmigo,
solo un trozo de carne pudriéndose entre las sábanas,
carroña molida bajo las manos del olvido

...sangre gutural derraman las heridas,
hematomas abiertos como nube de atardecer,
marcas de dientes afilados donde solía estar el alma...

Una mano tras los ojos
defiende la sonrisa burlada,
con miles de hormigas pululando entre la lengua
de una muñeca que al final nunca te dijo nada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario