viernes, 10 de mayo de 2013

III
Yo nunca supe amar a medias...ese momento de delicia en que todo se desvanece para dar paso a lo etéreo, decir te quiero como quien tira un centavo.

Caminando los he encontrado, bajo un árbol, entre el pasto, junto a una mierda.
Todos esos "te quiero" sucios y perdidos, por que nadie los necesita, ya nadie los compra; da lo mismo que se te salgan del bolsillo al tomar el cambio para un boleto del metro.
Mendigando en algún lugar desconocido alguien pudiera estar necesitándolos, pidiendo que se le calme el alma y el sueño.
Que no daría yo por conocerle...sacaría entonces de la bolsa uno a uno todos los que tengo, los que tiraste...en esos labios secos los iría dejando hasta que pudiera llorar de nuevo.
Limpia, puramente llorar y no más.

-Muchas gracias-
-te quiero-
-yo también-

Al irte lo olvidas, se ha quedado bajo un zapato, en un charco, en una pila de envoltorios vacíos...

1 comentario: