viernes, 17 de agosto de 2012

-Te escupo su nombre para que te hartes de el, ese sin rostro ni cuerpo, una sílaba tras otra manchada de sangre la escupo, deberías saberlo, eso no se perdona, solo se disimula, se oculta y dormita bajo la piel, en las uñas se esconde y espera, come, vomita, roe el fondo de este ser…no…ser y aguarda, como un lento suspiro clavarse en el fondo de mi alma al menor indicio de silencio-

No hay comentarios:

Publicar un comentario